Historia de los Probióticos

Los estudios científicos de los probióticos se remontan al año 1905, cuando un famoso científico ruso, Elie Metchnikoff, se convirtió en el primero en escribir sobre los beneficios de los probióticos durante la época que estuvo trabajando en el Instituto Pasteur de París, en Francia. Había observado que los agricultores búlgaros que tomaban grandes cantidades de leche agria, una forma primitiva de yogur, gozaban de unas vidas largas y saludables. Por sus estudios posteriores sobre el sistema inmunológico, Metchnikoff fue galardonado con el Premio Nobel tres años después.

Los estudios sobre aquella dieta le permitieron descubrir unas bacterias únicas de la leche fermentada búlgara que producían ácido láctico.

La asociación histórica entre los probióticos y los productos lácteos fermentados dio lugar a una investigación en gran profundidad que validó las primeras observaciones del Dr. Metchnikoff. Los estudios de investigación llevados a cabo durante las últimas décadas han demostrado que los probióticos tienen propiedades beneficiosas para la salud. Hoy en día, la Organización Mundial de la Salud los recomienda en determinadas circunstancias.

Durante décadas, los probióticos se han tomado normalmente en forma de yogur o suplementos no protegidos – hasta ahora.

No hay Productos en esta Categoría.