Cume-Enfant

​​

1. LACTOBACILLUS ACIDOPHILLUS (Leer más)

L. Acidophillus se considera un probiótico o bacteria beneficiosa para el hombre. Esta bacteria crece en un medio ácido, no solo está presente en el intestino de los animales y del ser humano, también se puede localizar en la boca y la vagina. Como cualquier bacteria puede ser eliminada por un exceso de calor, humedad, o luz solar directa.

El L. Acidophillus consume los nutrientes de otros microorganismos compitiendo y controlando el desarrollo desmedido de estos.
En cuanto a las funciones de esta bacteria podemos citar:

 

  • Contribuye al tratamiento del estreñimiento
  • Disminuye efectos secundarios de los antibióticos
  • Ayuda a prevenir infecciones por levaduras
  • Ayuda a la absorción de nutrientes
  • Ayuda a reducir intolerancias a la lactosa

Más información: www.probiotic.org

2. LACTOBACILLUS CASEI (Leer más)

Lactobacillus casei, más comúnmente conocida como L. casei, se encuentra en el intestino y en la boca de los seres humanos. Se trata de una bacteria productora de ácido láctico, que disminuye el pH del sistema digestivo e impide el desarrollo de bacterias patógenas, resistiendo la acción de los jugos gástricos y de las sales biliares Es muy resistente a rangos muy amplios de ph y temperatura y es un complemento  al crecimiento del Lactobacillus acidophillus

Lactobacillus casei es eficaz para equilibrar la microflora intestinal y ayudar a prevenir los trastornos intestinales. Posee una potente acción antidiarreico, disminuyendo la duración de la diarrea inducida por rotavirus.

En cuanto a los efectos beneficiosos de este probiótico podemos citar:

  • Ayuda mejorar y promover la digestión.
  • Algunas cepas de las bacterias controlar la diarrea, mientras que otras cepas tienen un efecto anti-inflamatorio en el intestino. 
  • Reducción de la intolerancia a la lactosa, el estreñimiento, e incluso la    modulación del sistema inmune.
  • Se trata de una bacteria productora de ácido láctico, que disminuye el ph intraluminal intestino e impide el desarrollo de bacterias patógenas.


Más información: www.probiotic.org

3. LACTOBACILLUS RHAMNOSUS (Leer más)

Lactobacillus rhamnosus, o L. rhamnosus, es un tipo de bacterias probióticas.

Durante el siglo XX, los investigadores comenzaron a evaluar estos organismos y sus efectos positivos en el cuerpo humano y su capacidad para protegerse de forma natural contra la enfermedad y la infección.

L. rhamnosus fue aislado por primera vez en 1983 en los intestinos de un sujeto sano humano por los científicos Barry Goldin y Gorbach Sherwood, cuando se demostró tener notable tolerancia para los ácidos fuertes se encuentran normalmente en el estómago y el tracto digestivo

Algunos de los beneficios bien conocidos de este probiótico son:

  • Ayuda en la prevención de las Infecciones del Tracto Urinario .
  • Ayuda a fortalecer las defensas del organismo.
  • Ayuda en la digestión de productos lácteos.
  • Disminuye la duración de la diarrea.

Además, se asocia a la disminución del riesgo de padecer infecciones respiratorias en los niños siendo también útil en la prevención de la dermatitis atópica en niños con alto grado de alergia.

Más información: www.probiotic.org

 

4. LACTOBACILLUS PLANTARUM (Leer más)

Lactobacillus plantarum, como todos los probióticos, es una bacteria beneficiosa que se puede utilizar para mejorar la salud. Lactobacillus plantarum es una de las más de 50 especies de Lactobacillus. Fue aislado por primera partir de la saliva humana. 

Lactobacillus plantarum se encuentra en el material vegetal y el tracto gastrointestinal de animales, incluyendo seres humanos. Tiene capacidad para destruir los agentes patógenos y para conservar los nutrientes esenciales, vitaminas y antioxidantes. También ha demostrado la rara habilidad de producir L. lisina, un aminoácido beneficioso.  Su principal función es la de equilibrar la microflora intestinal.

Lactobacillus plantarum se ha demostrado que es altamente resistente a la mayoría de los antibióticos.

Se usan en niños para prevenir la alergia a determinados alimentos como la soja.

Reduce la inflamación de la mucosa del intestino.

Más información: www.probiotic.org

5. LACTOBACILLUS INFANTIS (Leer más)

Bifidobacterium infantis es una bacteria probiótica que habita en los intestinos de los bebés y adultos (sobre todo en el colon). Este tipo de bacterias que se considera beneficiosa debido a que  los ácidos que produce puede ayudar a impedir el crecimiento o la colonización de bacterias dañinas en el colon.

Bifidobacterium infantis trabaja dentro del sistema digestivo para restablecer el equilibrio intestinal y mantener la salud digestiva normal. Produce ácidos ( ácido láctico y ácido acético) que protegen el crecimiento de flora patógena, por lo que contribuye a mantener y restaurar el equilibrio intestinal. Estos ácidos contribuyen también a bajar el pH intestinal.

Más información: www.probiotic.org

6. LACTOBACILLUS LONGUM (Leer más)

Es un probiótico no patógeno que se encuentra naturalmente en el tracto gastrointestinal (GIT) y la vagina.

Longum Bifidobacterium ha sido descrito como uno de los tipos más importantes y significativas de bacterias "buenas" que habita en el cuerpo humano. Bifidobacterium longum  es muy útil, ya que mantiene un sistema digestivo normal, inhibe el crecimiento de bacterias dañinas, y también estimula el sistema inmunológico. Otros beneficios de B. longum incluyen la prevención de la diarrea en pacientes con tratamiento de antibióticos, la reducción de colesterol, el alivio de los síntomas de intolerancia a la lactosa, la estimulación inmune, y la prevención del cáncer. 

Más información: www.probiotic.org

7. BIFIDOBACTERIUM LACTIS. (Leer más)

Bifidobacterium lactis , es una bacteria que podemos encontrar generalmente en los intestinos de los humanos. Es uno de los probióticos más benéficos y generalmente se utiliza en alimentos, particularmente productos lácteos como el yogur, y también se incluye en alimentos para bebés.

B. lactis es también conocida por su capacidad para estimular la respuesta inmune del cuerpo. Se comprobó que es particularmente eficaz en la mejora de la inmunidad celular en ancianos.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS (Leer más)

  • Guarner F. El colon como órgano: habitat de la flora intestinal. Alim Nutr Salud 2000;7(4):99-106.
  • Roberfroid MB, Bornet F. Bouley C, Cumming JH. Colonic microflora: Nutrition and health. Nutr Rev 1995;53:127-30.
  • Redondo L. La fibra terapéutica. Barcelona. Laboratorios Madaus, 1999: 27-40.
  • Yajima T. Contractile effect of short chain fatty acids on the isolate colon of the rar. J Physiol 1995;386:667-8.
  • Torres R. Flora intestinal, probióticos y salud. Guadalajara. Edit Gráfica Nueva, Yakult, 1999.
  • Diplock AT, Aggett PJ, Ashweel M, Bornet F, Fern EB, Roberfroid M. Scientif concepts of functional foods in Europe consensus documents. Br J Nutr 1991;81:S1.
  • Palou A, Serra P. Perspectivas europeas sobre alimentos funcionales. Alim Nutr Salud 2000;7(3):76-90.
  • Scientific concepts of functional foods in Europe consensus document. 1999. Br J Nutr 1999;81:S1-S27.
  • Trowell HC, Southgate DAT, Wolevwe TMS. Dietary fiber redefined. Lancet 1976;1:1967-8.
  • Rojas Hidalgo E. La fibra dietética. En: Rojas Hidalgos E (ed). Os carbohidratos en nutrición humana. Madrid: Grupo Aula Médica, 1994:119-38.
  • Maté J. Fibra dietética en medicina: Actualización temática en Gastroenterología. Barcelona. Jarpyo Editores y Laboratorios Madaus, 1996.
  • Velazquéz OC. Lederrer HM, Rombean JL. Butyrate and the colonocyte. Implications for neoplasia. Dig Dis Sci 1996;41:727-39.
  • Fuller R. Probiotics in man and animal. J Applied Bacter 1989;66:365-78.
  • Penna FJ. Diarrea y probióticos. Simposio sobre utilidad de los probióticos en el manejo de las diarreas. Rev Enfer Infec Ped 1998;XI(6):182.
  • Pardio VT, Krzysatof N, Waliszewski KN, Robledo G. Los probióticos y su futuro. Arch Latinoam Nutr 1994;4681):6-10.
  • Schiffin EJ, Brassart D, Servin AL, Rochat F, Donnet-Hughes A. Immune modulation of blood leukocytes in humans by lactic acid bacteria: criteria for strain selection. J Dairy Sci Aug. 1997;66(2):515S-20S.
  • Mombelli B, Gismondo MR. The use of probiotics in medical practice. Int. Antimicrob Agents 2000;16(4):531-6.
  • Mc Farland LV. Beneficial microbes. Health or hazard? Eur Gastroenterol Hepatol 2000;12(10):1069-71.
  • Condony R, Mariné A, Rafecas M. Yogurt: elaboración y valor nutritivo. Madrid: Fundación española de la nutrición, 1998.
  • Kaila M, isolauri E, Virtanen E, Laine S, Arvilommi H. Enhancement of the circulating antibody secreting cell response on human diarrhea by a human lactobacillus strain. Pediat Res 1992;32-141.
  • Roberfroid MB. Prebiotics and probiotics: are they functional foods? Am J Clin Nutr 2000;71:1682S-7S.
  • Schiffin EJ, Rochat F, Link-Amster H, Aeschlimann JM, Donnet-Hughes A. Immunomodulation of human blood cells following the ingestion of lactic acid bacteria. J Dairy Sci 1995;78(3):491-7.
  • Bloser MJ et al. J.Clin invest 2OO1,1O7;391-392
  • Gibson GR. Br, J Nutr 1998, 80;S209-212
  • Deineste Y et al. Nutr Rey 1998;56:93-S98
  • Salminen 5 et al. Int J Food Micro 1998;44;93-106
  • Fuller R. Probiotics: the scientific basis, 1992, Chapman Et Hill, NY, 1-8
  • Cilbson R et al. J Nutr 1995; 125;401-1412
  • Schiffrin  EJ et al. J Dairy Sci 1995;78,491-497
  • Link-Amster H et al. FEMS Inmunol Et Med Microbiol, 1994;55-64
  • Mattila-Sandhoim T et al. Trends in Food Sci Et Tech. 1999;393-399
  • Bunout D et al. 2003: sublimited
  • Rochat F et al. Pastor, 1994; 6th Colloque clu Club Lactique, Lyon, France.
  • GuigozYetal. Nutr Res 2002;22;13-25
  • Firmansych A et al. J Pediatr  Gastroenteral Nutr 200O; 1345
  • Michetti P si al. Digestion 1999;60(3):203-9
  • Pentoflickova D et al. 2003, submitted
  • Saavedro JM et al. Lancet 1994;344;1046-1049
  • Bottcher MF el al, Clin Et Exp Immunol 2000;3OJ590-1596
  • Kolliomoki M et al. Lancet 2OO1;357;1016-1079

 

No hay Productos en esta Categoría.